Home Page | La excepción de los “coffee shops” holandeses
Sexta, 31 Março 2017

La excepción de los “coffee shops” holandeses

La excepción de los “coffee shops” holandeses

Al contrario de lo que se cree, técnicamente Holanda nunca ha legalizado la tenencia de la marihuana.
Según el informe europeo, “Perspectiva de las drogas. Modelos para el suministro legal del cannabis: desarrollos recientes”, publicado por el Centro Europeo de Monitoreo de Drogas y Drogadicción (Emmdda), explica que “el cultivo, provisión y posesión de marihuana constituyen delitos criminales, penalizados con prisión”.
Lo que las autoridades holandesas han hecho es no dictar leyes contra los locales donde se vende la marihuana, que son conocidos mundialmente como “coffee shops”.
Una práctica de tolerancia presente en guías locales desde 1979 y que evolucionó en el concepto actual de locales autorizados y con licencia de la municipalidad para vender cannabis.
La venta de pequeñas cantidades de marihuana a mayores de 18 años dentro de los “coffee shops” es tolerado en un intento de que los adultos jóvenes que experimentan con cannabis se mantengan alejados de otras drogas más peligrosas, asegura el informe.
La norma, según explica el informe, establece que se venda un máximo de 5 gramos por persona y que un “coffee shop” no debe tener más de 500 gramos de marihuana en stock.
Las reglas estatales son exigentes.


Un “coffee shop” puede ser cerrado y su dueño enfrentar a la justicia si no se ajusta al criterio de la norma, que prohíbe, entre otras cosas, la venta a menores o la venta de alcohol o drogas duras, señala el informe.
En mayo de 2012 tres provincias del sur del país implementaron un nuevo esquema para convertir los “coffe shops” en una especie de club privados, con membresía. La medida fue abolida seis meses después.
En enero de 2013, el Gobierno holandés determinó que los “coffee shops” deberían ser sólo para residentes y no para turistas.
Sin embargo, tras una pelea legal donde los locales amenazaron con demandar al Gobierno por las pérdidas provocadas por la medida, la implementación de la misma quedó sujeta al criterio de cada municipalidad.


El caso portugués 
En 2001, Portugal se convirtió en el primer país europeo que oficialmente abolió las penas criminales para personas en posesión de drogas, incluida la marihuana, cocaína, heroína y metanfetaminas.
No es que se haya liberado completamente el consumo de las drogas, sino que se abolió el concepto criminal de delito y se remplazó por una sanción administrativa si la persona es descubierta con más del límite permitido.
La legislación portuguesa establece que una persona puede llevar hasta 10 dosis diarias de cannabis o hachís.
Cada dosis diaria de cannabis es 2,5 gramos, y el hachís es 0,5 gramos, por lo que la cantidad total que se permite es de 25 gramos de marihuana y 5 gramos de hachís.
Si una persona es sorprendida con una cantidad superior a estos límites, se considera en posesión para la venta.
Más allá de la posesión, su consumo en lugares públicos no está permitido.

Sourch:
http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/internacional/20131230/la-excepcion-de-los-%E2%80%9Ccoffee-shops%E2%80%9D-holandeses_240116_522127.html

Imprima este artigo